Hay momentos y “momentos”

En la vida hay momentos especiales que hacen el día a día mas llevadero y sin duda uno de ellos es cuando sacamos una cerveza fresquita del frigorífico, nos sirven una pinta directa del grifo o nos sentamos en una terraza al solecito con nuestro tercio, y más aun en estos tiempos de pandemia tan difíciles de sobrellevar.

1. EL ALMUERZO

La hormigonera suena desde bien temprano agitando la mezcla. Llegó el día de apañar esas cuatro cosas que siempre se atascan en el mantenimiento doméstico. El sudor aparece antes que el sol y no te tomas una birra antes porque parece que está mal beber tan temprano pero, cuando el reloj marca 4 dígitos ¡ay!, la birra que te tomas con un superbocata es espectacular. (momento aplicable a cualquier trabajo y/o deporte practicado en ese horario)

2. LA BARBACOA

Extensible a la preparación pausada de cualquier buena comida, con el complemento o no de una piscina de fondo, un decorado en el que no puede faltar un tercio bien fresco, para tomar directo de la botella. Ni que decir tiene que las garantías de que la comida salga buena aumentan con esta toma.

3. LA COMILONA

Mesa grande, mantel de ocasión, en casa ajena, restaurante o en la tuya (casi mejor), en el apogeo de una buena comida, donde el envolvente despliegue de sabores se encuentra en su máxima expresión, donde antes siempre estuvo de forma monopolizadora un buen vino, se encuentra uno de los momentazos de tomar un birrote que ponga las cosas en su sitio. Prescindiendo, eso si, de estilos demasiado suaves.

4. EL POSTRE

La reivindicación cervecera de este momento es algo inusual pero ojo porque puede elevarte a lo más alto. Un hueco del que la cerveza ha estado tradicionalmente desterrada pero en el que su reaparición no reporta más que sublimes placeres. No todos los estilos funcionan aquí igual de bien, pero entre ácidos, browns y negras tenemos sobradas referencias para triunfar en todos los sentidos.

5. EL AFTER WORKS

Regalo de nuestra vecina cultura anglosajona que yo he tenido el placer de disfrutar gracias a mi compañero de curro de estos últimos años, un manchesteriano, buen bebedor y mejor persona, con el que esa cerveza-recompensa del trabajo bien hecho era el cierre de una jornada que vaya bien o no tanto, merece siempre ser cerrada con cierta reverencia. Obligado, aquí si, a que el formato sea la pinta.

6. LA MÚSICA

Pero no de fondo. Ese momento en el que escuchas música apreciando cada acorde, saboreando cada nota, manteniendo el aliento en cada silencio. Tanto en sofá, como en directo, donde hay música, que no se quite un buen tercio.

7. LA JARANA

La noche, el jolgorio, el calentón….aunque ahora mismo esté en jaque, es muy susceptible de ser acompañada con unos cuantos tercios ricos e intensos que desplacen el destilado con sus complicaciones y resacas del día siguiente.

8. LA TERAPIA

Sin desmerecer las múltiples tendencias actuales de tratamientos de todo tipo, podemos afirmar que una pinta de una IPA bien lupulada y que supere los 7%vol es capaz de sacarte de los agujeros más oscuros.

9. LA ÚLTIMA

Momento subjetivo y cambiante con el único denominador común de ”vamos a tomarnos la última”. Quién no tiene en la memoria montones de éstos. Y puestos a cerrar que sea con una birra preferiblemente espectacular.

10. EL BRINDIS

Siempre cabe o ha de caber un brindis que celebre la vida y que apueste por un futuro mejor. Porque la birra es compañía, alegría y lubricancia social. Elige tu momento (no tiene porque ser solo uno) y larga vida a la buena birra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *